Visita

Reserva

¡Son fuente de energía! ¡Venga a visitar la planta SETMI!

SETMI es el acrónimo de la Société d’Exploitation Thermique du MIrail, empresa de reciclaje de residuos, sucursal de Veolia Recyclage et Valorisation. Està a cargo de la explotación de la planta que logra la triple certificación QSE : Qualidad, Securidad y ambiental

Proxima fecha : Miércoles 12 de febrero a las 2:30 p.m.

Tarifas

Visita gratuita

Datos útiles

Reserva previa obligatoria escribiendo a reservation@manatour.fr
El día de la visita es obligatorio presentar un documento de identidad
Visita accesible mediante reserva a los grupos e individuales
1H30 de visita guiada
Todos los días excepto sábados, domingos y festivos.

Datos útiles

La planta de tratamiento de residuos de Toulouse está situada al sur de la ciudad. Se construyó al mismo tiempo que el barrio del Mirail para el aprovechamiento de los residuos. Entró en servicio en 1969 aunque después hubo numerosas mejoras tanto cualitativas como cuantitativas, amén de las medioambientales.

La gestión de residuos en la actualidad es de unas 280.000 toneladas anuales Descubra de qué manera la gestión de dichos residuos permite generar agua caliente para suministrar en agua caliente a las calefacciones o en agua sanitaria a los barrios aledaños, pero también para producir energía eléctrica. Al llegar a la planta lo primero que salta a la vista es la enorme chimenea roja y blanca de 70 metros. Por ella se evacuan los humos que genera la combustión tras los tratamientos que permiten eliminar los contaminantes. Las normas son estrictas y los controles de calidad continuos. Incinerar permite reducir en un 75% aproximadamente el volumen de residuos y reciclar las escorias en el sector viario.

y reciclar las escorias en el sector viario.

Un pasillo pedagógico permite comprender la historia del barrio del Mirail y el de las instalaciones, así como su evolución La presentación continúa en una sala para los visitantes:

En esta sala se presentan los diferentes tipos de residuos (plásticos, metal, cartón, electrónicos) y se abordan los temas del reciclaje, la reducción de los residuos, el compost, el consumo y el comercio responsable.
– Una vez sentado el visitante puede circular por la fábrica mediante unos esquemas animados que presentan:
• La llegada de los camiones a la planta (control y estación de pesado), la descarga en la fosa de 20 metros de profundidad y 60 de longitud).
• El trabajo de las grúas-puente que hacen que los residuos sean homogéneos antes de meterlos en uno de los 4 hornos mediante unos inmensos pulpos de 3 toneladas.
• La combustión de los residuos a más de 850 grados en los hornos de reja o de rodillos controlados por un especialista que tiene siempre la mirada en los aparatos de control de parámetros.
• La recuperación, la clasificación y el tratamiento de escorias (unas 60.000 toneladas anuales)
• El tratamiento de humos y su emisión a la atmósfera
Ayudándose de esquemas el visitante comprende el funcionamiento de la caldera: el agua circula por entre rejas en el interior de las zonas calientes del horno en el sentido inverso que los humos y el calor de los humos va a permitir que el agua se convierta en vapor.

Este vapor se transmite a una red de tuberías que calientan el agua y hacen funcionar un turborreactor que produce igualmente electricidad. La visita continúa en la quinta planta desde la que se divisa toda la zona de maturación de las escorias, la recuperación de las aguas pluviales, las colmenas y el Pirineo algo más lejos…

Unos paneles explican los diferentes tratamientos que se han abordado en la sala precedente. Y, para culminar la visita, la guinda: panorama sobre la fosa a través de la cabina de los especialistas. Se descubre el impresionante espectáculo de la fosa en la que cantidades astronómicas de residuos son manipuladas y encaminadas rumbo a los hornos.

La planta funciona todos los días del año las 24 horas del día eliminando residuos por incineración. Los camiones tienen restricciones horarias para no ocasionar contaminación acústica en el vecindario. Hay controles permanentes de los residuos a la atmósfera tanto sólidos como acuosos que procuran garantías de seguridad y de calidad.